«El Miedo» puede llegar a convertirse en un aliado de la irresponsabilidad.

Las personas con miedo son fáciles de manipular, engañar y dirigir hacia propósitos interesados de poderes ególatras, autoritarios y tiranos.

El miedo merma la capacidad de razonar con criterio propio y nos puede llevar a un estado de conformidad hacia cualquier medida que nos impongan, sin analizar ni cuestionar las mismas; obedeciendo como autómatas, juzgando y señalando a los que piden explicaciones coherentes sin contradicciones.

Además, por culpa del miedo irracional, exagerado y colectivo, muchísimos individuos terminan agradeciendo cualquier mínima concesión o permiso sobre algo que ya nos pertenecía por nuestros propios derechos y libertad.

Lo peor de todo es que uno puede acostumbrarse a circunstancias impuestas en nombre de verdades sesgadas y caprichosas; a una falsa realidad basada en la «información intencionada», repetitiva y orientada a intereses desaprensivos.

Y eso es una forma de someter, pero también de sumisión y cobardía.

Acostumbrarse por miedo es engañarse y perder parte de nuestra identidad y dignidad… es, otra forma de morir en vida.

Pon tus miedos a dieta y «Lánzate a la Vida».

– Capitán Peri –